Esta semana estuve con mi amiga Les haciendo pruebas de fotos nocturnas, con obturación lenta y apoyo de flash. El resultado son fotos muy impactantes, debido a que la velocidad de obturación capta las luces ambientes con movimiento y, al mismo tiempo, el flash resalta a la persona que hayamos elegido como modelo.

Este tipo de fotografía es un tanto arriesgada, pues el disparo del flash es muy llamativo y las personas suelen sorprenderse con el fogonazo. No obstante, hay que decir que no hemos tenido ningún problema y resultó una sesión de lo más divertida. Las fotos que obtuvimos no son nada del otro mundo, como se suele decir, pero como experiencia fue estupenda.

Os dejo unas cuantas fotos ….

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.