Los domingos por la mañana son perfectos para darse un paseo y hacer unas cuantas fotos. Algunas veces quedamos un grupo de amigos para tomar un café y charlar sobre fotografía, o sobre lo que tercie, hacer planes o comentar sobre algún tema que surja. Sin embargo, de vez en cuando me apetece aprovechar ese día para visitar algún sitio que no suelo ir habitualmente, así fue que este último domingo aproveché que no llovía para acercarme hasta El Burgo, un barrio de Culleredo que albergó durante muchos años una fábrica de productos químicos que contaminaron toda la ría. Hoy en día el lugar es utilizado para el esparcimiento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.