En Herves, Carral, hay unos antiguos molinos en desuso que ofrecen un entorno privilegiado para los aficionados a la fotografía, con pequeñas cascadas y una vegetación frondosa. Os dejo unas fotos de una mañana fría en la que nos reunimos un grupo de amigos y amantes de la fotografía, para disfrutar de lo que más nos gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.